EL CARTEL DEL AGUA DEL SAPAC

684

Por Jorge Espindola

El alto índice delictivo que ha tomado como rehén al estado de Morelos, encendió los focos rojos de alerta e incremento los niveles de  preocupación por los recientes sucesos ocurridos en Cuernavaca, en donde se recrudece aún más este fenómeno, con las amenazas vertidas contra integrantes del gremio de periodistas y comunicadores de profesión.

La grave crisis de inseguridad fue expuesta en narco-mensaje que fuera dejado junto con el cadaver de una persona de sexo masculino, en el que se hace referencia al periodista PABLO VILLALOBOS, sin establecerse con exactitud si se trata del hermano del actual presidente municipal de Cuernavaca, Antonio Villalobos Adán.

En esta manta, sellada y firmada con el característico modus operandi de la delincuencia organizada, además del nombre de PABLO VILLALOBOS, se hacen veladas amenazas de muerte en contra de altos funcionarios del gobierno encabezado por el ex futbolista Cuauhtémoc Blanco Bravo, concretamente contra su ex manager y actual vice gobernador del estado, José Manuel Saenz Rivera.

Este hecho delictivo revela a todas luces la la cruenta guerra que libran dos de los principales grupos criminales por el control de los principales órganos e instituciones recaudadoras de recursos públicos en el gobierno municipal del Cuernavaca.

El Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca, es uno de esos organismo de gobierno municipal, dizque descentralizado, donde impera desde hace varios trienios,, la ley del crimen, la corrupción e inpunidad.

Esta grave situación generó la creación del llamado “Cartel del Agua” al interior del Sapac, operado por Homero Figueroa, personaje identificado con el grupo delictivo conocido como los Guerreros Unidos.

El llamado “Cartel del Agua” poco a poco, fue ganando terreno entre autoridades, políticos y grupos de poder de las distintas fuerzas políticas que encontraron en el organismo descentralizado su “caja chica” y agencia de colocaciones de familiares, parientes, compadres, amigos, esposas y amantes

Con los gobiernos panistas de José Raúl Hernández “La Piedra”, inició sus primeros pasos mediante su infiltración entre los principales integrantes de la Junta de Gobierno, operada por el alcalde y los distintos regidores en turno.

A esa autoridades municipales se unió la complicidad y corrupción de los lideres de los distintos sindicatos que agrupan a los más de mil 500 trabajadores del Sapac, como son el Nuevo Grupo Sindical que comanda Bulmaro Hernández Juárez y su hijo BenHur Hernández Bringas, así como los que encabeza la CTM, lídereados por Adolfo Castrejón y Andres Martinez.

De esa manera, la estructura del llamado “Cartel del Agua” adquirió mayor poder político y se consolidó con el regreso de los gobiernos priistas encabezados por Manuel Martinez Garrigos y él interinstitucional de Rogelio Sánchez Gatica, quienes le dejó todo el terreno para que los operados del “Cartel del Agua” se despacharan con la cuchara molerá.

Además de haberse convertido en caja chica y principal agencia de colocaciones de políticos y autoridades municipales en turno, el Sapac comenzó su operación como centro de lavado y enjuague del dinero proveniente de las actividades ilícitas del grupo delictivo Guerreros Unidos.

Pero el asunto no quedó ahi, durante la administración del también alcalde priísta Jorge Morales Barud, abrí más sus tentáculos y su poder de corrupción hizo sucumbir a todas las estructuras del poder político.

Así se consolidó el liderazgo de Homero Figueroa, quien logró penetrar y desbordar al equipo del llamado Dream Teem de ex futbolista de profesión Cuauhtémoc Blanco Bravo, quien debutaba en la política como presidente municipal de Cuernavaca, tras ganar la contienda electoral cono candidato del Partido Encuentro Social.

Durante su cuestionada administración, José Manuel Saenz Rivera, entonces secretario técnico y vicepresidente municipal, se encargó de otorgarle todo el poder al llamado “Cartel del Agua”, mediante la entrega de prebendas millonarias tajadas de dinero, en especie y efectivo.

Asi nació y creció su poderío de la organización en el Sistema de Agua Potable y Alcantarillado, en donde el nombre de Homero Figueroa era un secreto a voces entre los trabajadores del organismo.

Con la llegada del alcalde Antonio Villalobos Adán, el relevo en la cúpula del llamado “Cartel del Agua” ha desatado una furiosa guerra por el control político y operativo del Sapac, en donde la sangre ya llegó al río.

De ahí, lo preocupante de los recientes acontecimientos violentos, pues a poco más de un mes de haber asumido la presidencia municipal, ya son dos los muertos y las amenazas han subido de tono, lo que encendió los focos rojos de alerta, ante la incertidumbre genera entre el gremio de los medios de comunicación

Comments

comments

Dejar respuesta