Nadie sabe para quién trabaja, A QUIÉN SIRVE LA HUELGA DE UAEM

2333

Kronos Magazine/Eusebio Gimeno

Cuernavaca Mor octubre 11.- La Universidad  de Morelos fue arrastrada a la huelga inicialmente  por el Sindicato de Trabajadores Académicos, que dirige el sicólogo Mario Cortes, quien está en plena campaña  para reelegirse en el liderazgo de esa organización que ha sido muy criticada.

La huelga fue usada  como un estandarte para la reelección, mediante una “lucha” por la defensa del derecho de los trabajadores. Sin embargo ellos sabían que no había dinero para pagarles porque exigieron más de los que les podían cumplir.

El motivo de la huelga es justificado por la falta de pagos en las catorcenas de los profesores de la benémerita UAEM.

Sin embargo ellos sabían que no había presupuesto para pagarles porque los sindicatos y la FEUM se aliaron con el ex gobernador Graco Ramírez para abrir las puertas de la UAEM al Gobierno como un enclave político, para posicionar a Rodrigo Gayosso como aspirante a gobernador.

Pensando que una vez llegado el doctor Gustavo Urquiza Beltrán el nuevo rector, a quien eligieron en un Consejo amañado y bajo la presión de la FEUM y de los dos sindicatos.

Urquiza pagó el favor, firmando casi a ciegas, los nuevos contratos colectivos, anuales por 1, 600 millones de pesos, que rebasan el presupuesto que la SEP aplica a nuestra máxima casa de estudios.

En otras palabras los trabajadores y estudiantes de la FEUM, le dieron su apoyo al rector actual  a cambio de prebendas en los contratos colectivos de trabajo; no es raro que ese mismo día de la elección se fueron a  retratar con Graco Ramírez, quien con sonrisa de oreja a oreja se declaró vencedor de la pugna contra la UAEM.

Los sindicatos hoy tan combativos fueron sumisos, y pensaron que una vez doblegados y sometidos  a los caprichos del gobernante tabasqueño, dándole  un nuevo rector a modo y con la firma de nuevos contratos colectivos, su situación financiera estaba resuelta, pero no fue así.

Graco los engañó, perdieron la apuesta, y los que más están perdiendo son los miles de estudiantes que nada tienen que ver con pleitos salariales ni huelgas y que no tienen clases.

Greco les dijo a los sindicados que no les pagaban por culpa del rector Vera, los sindicalistas se la creyeron y le dieron al espalda a un rector que los había apoyado y consentido con la serie de apoyos, bonos,  y exacciones a que están acostumbrados los líderes de los sindicatos universitarios. Por lo cual los repudian las bases de trabajadores.

Sabedor del rechazo en su contra y de supuestos malos manejos en las finanzas del sindicato académico Mario Cortés vio la oportunidad de salvar el pellejo y los convenció de lanzarse a la huelga, azuzado por alguien desde las sombras ¿Quién podría ser?

El otro sindicato el de trabajadores administrativos al verse rebasado por la inquirida, no tuvo más remedio que lanzarse al paro loco para no quedarse atrás.

Así los dos sindicatos el de Carlos Sotelo Cuevas líder de los trabajadores administrativos (STAUAEM) y el del sicólogo Mario Cortés, llamado Sindicato  Independiente de Trabajadores Académicos (SITAUAEM), se fueron a un paro.

Ayer apenas 70 estudiantes (quizá miembros de la FEUM) de los miles que hay inscritos, marcharon por las calles del centro histórico de Cuernavaca, para exigir el derecho a la educación, que les paguen a sus maestros para regresar a clases.

Los trabajadores hicieron lo propio y se lanzaron a la Ciudad de México antes las secretarías de Hacienda y Educación Pública entre otras instituciones para exigir el pago salarial para levantar la huelga.

Graco Luis Ramírez Garrido Abreu le falló a sus aliados, no tramitó los pagos correspondientes. Y por su parte la SEP argumenta que ya le habían adelantado al anterior rector el pago total del presupuesto, que se gastó en rubros distintos y desvíos para inversión, que no estaban contemplados en el gasto corriente, como fue la ampliación de los servicios académicos a otros puntos del estado.

Los sindicatos asesorados desde las sombras, corren la mentira entre sus agremiados de que “AMLO no les quiere pagar”, cuando el presidente electo no tiene facultades para rebasar a Peña Nieto ni al Secretario de Hacienda.

Y también corren la falsa versión entre la gente del campus que “Cuauhtémoc Blanco se niega a pagar los adeudos”, son tomar en cuenta que Ramírez ek anterior gobernador dejó al gobierno en los huesos.

Algunos maestros eméritos de la UAEM consideran que falta voluntad política del Gobierno federal para sacar a la UAEM de la crisis, porque Peña Nieto y el Secretario de Hacienda podrían recurrir a los fondos de contingencia, al FONPAD, CENAPRED; NAFINSA; FIRA, y otros fideicomisos e instituciones bancarias, y conseguir al menos 400 millones de pesitos mexicanos, para paliar el problema y espantar la huelga.

Sin embargo Otho Granados Roldán el secretario de Educación, no quiere dar su brazo a torcer, porque Peña Nieto acusa a nuestra Universidad y a otras diez casas de estudios de haber participado en la estafa maestra donde se desviaron cerca de cinco mil  millones de pesos.

Y hasta que eso no se aclare no van a pagar. Y como les falta un mes se advierte que no quieren hacerse cargo del problema. Aplicarán la vieja fórmula, “El que venga armas que arríe”.

Pero eso es un paquete ardiendo que caerá en las manos de López Obrador hasta el primero de diciembre.

A partir de ahí podrá haber una solución de fondo.
Por ahora la huelga sigue y sirve para que Mario Cortés siga al frente de su organización sindical, para que se reivindique como luchador en defensa de sus trabajadores, y olviden los cochupos, malos manejos y desvíos que dicen que ha hecho con el destino de las cuotas sindicales.

Nadie sabe para quién trabaja, ¿A quién sirve la Huelga de UAEM?

Usted tiene la palabra caro lector….

Comments

comments