TRIBUNAL SUPERIOR DE JUSTICIA ES UNA CLOACA PESTILENTE

159

Deberá llamar a cuentas a su presidenta el Pleno del Tribunal

Por el DR. LEONEL DIAZ ROGEL

De qué hablamos cuando en Morelos se resiente a diario un pasado oscuro en la vida socio política más reciente; la corrupción galopante con la que transitó el régimen del sexenio que ha terminado para fortuna de todos, alcanzó y contaminó a los otros dos poderes,.

El legislativo a partir del encubrimiento y complicidad con la corrupción que se vivió desde la opacidad del titular de la entidad superior de auditoría y fiscalización del poder legislativo, presidida por el Vicente Loredo, o la aprobación de nombramientos o jubilaciones doradas, entre otras muchas pifias; el judicial mediante reformas que le dotan de maniobrabilidad al interior de su funcionamiento.

Y con claro ejemplo de autoritarismo en el tribunal superior de justicia, en el que la titular determina e impone y el resto de sus homólogos magistrados debidamente maiceados, sólo callan o hacen mutis frente al imperio de la más acentuada conducta de la tirana que impone su ley de lunes a viernes y ministra en ritos fanatizadores los fines de semana.

Es suficiente dar un recorrido por pasillos y juzgados para enterarse de las atrocidades administrativas y laborales en que se ha sumergido al tribunal, convirtiéndose en una cloaca más de la herencia maldita que con sus negativos ejemplos practicados en el poder judicial nos legó Graco.

El ojo del huracán lo es la “magna” obra recién inaugurada en Atlacholoaya, esa en que se han ubicado las salas de juicios de la oralidad y en la que como el palacio legislativo de Amatitlán, representa otra sangría más del erario público en la que si bien es cierto que corrió a cargo del ejecutivo en su realización, no menos lo es que la titular del poder judicial tiene que rendir cuentas en relación al seguimiento e inversión multimillonaria de dicho edificio carente de terminados, con detalles por doquier e injustificado en lo que fue su costo.

El Pleno del tribunal deberá llamar a cuentas a su presidenta, para que en cumplimiento a la ley se modifique la integración de la Comisión, a precisión de a conocer el destino del presupuesto asignado en los últimos tres años, a la par de transparentar el tema de las asignaciones por imposición de jueces y otros cargos administrativos en los que el nepotismo se hace presente de manera cotidiana sin que exista una sola voz que ponga alto a esas aberrantes prácticas ilegales por inconstitucionales. Ni que decir en lo que se tiene ya como un clamor por parte de jubilados del tribunal en cita, y es que se les ha negado el derecho a recibir el pago de sus retiros teniendo en muchos casos, meses y meses a la espera de ser atendidos en su justo reclamo laboral, en este tópico la titular del tribunal ha incoado controversias y recursos legaloides para evadir la obligación de asistencia y cumplimiento a quienes han entregado gran parte de sus vidas en el servicio público, el trato desde luego es y ha sido parcializado, cuando de familiares, apadrinados o parientes de los magistrados se trata, entonces, para tenerlos contentos, la orden es cubrir dichas pensiones en beneficio de los más cercanos. Constantemente en los juzgados se mantiene un ambiente de acoso, presión, persecución y terrorismo laboral, la consigna es levantar actas hasta por el mínimo detalle, cuando dichas actas existen, aun incurriendo en pifias en su llenado, se someten a procedimientos sumarísimos, en los que la “comisión“ presidida por la aludida representante del poder judicial, califican la procedencia y las turnan al brazo ejecutor en que se ha convertido el área jurídica del tribunal en comento, el caso es que violando derechos humanos y laborales, las resoluciones sancionadoras se emiten al por

mayor, el caso es que sindicalizados o de confianza deben quedar separados de sus cargos, para que lleguen a ocuparlos parientes, familiares o apadrinados de los que ejercen el autoritario y ramplón poder de una institución, que en el deber ser tiene que someterse a la legalidad en sus actos, y sobre todo, debiera enarbolar la más elevada concepción de la justicia empezando en su aplicación para los derechos de su personal, pero en fin, he querido aportar sobre la cruda realidad de esta herencia maldita que nos legó Graco y que tiene en jaque al poder judicial de Morelos, convertido por virtud quien lo preside en una auténtica cloaca.

Comments

comments