No hubo justicia para El Jinete asesinado

617

Presuntos autores intelectuales exonerados de toda culpa.

Por Jorge Espindola

No sabemos si fue justa o correcta la sentencia de 45 años de prisión que un juez de control dicto a José Fierro Escobar, asesino material y confeso del homicidio del empresario Juan Manuel García Bejarano, a quien el entonces presidente municipal de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo mando al matadero, al concederle por segunda ocasión la organización de la tradicional Feria de la Primavera, durante los primeros dos años de su gestión como alcalde de la capital del estado.

Lo que si no es justo ni tampoco correcto es que a dos años del artero y cobarde asesinato de «El Güero», el caso continúe en la impunidad.

La Fiscalía General a cargo de Uriel Carmona Gándara, sigue sin detener al autor intelectual.

Incluso, los nombres de todos aquello políticos que se presume pudieron haber participado en la muerte del empresario Juan Manuel García Bejarano, a dos años de que fuera privado de su vida, siguen impunes.

La Fiscalía General del Estado no muestra el más mínimo avance en las investigaciones, lo que hace suponer que este, al igual que muchos otros crímenes que agravian a la sociedad, sigan sin esclarecerse.

El pasado 6 de abril de 2017-, el empresario participaba en una cabalgata, sobre la avenida Plan de Ayala, casi esquina con la avenida Teopanzolco, al momento que un individuo le disparó y le privó de la vida.

El sujeto corrió en dirección contraria al flujo de la cabalgata y fue asegurado y puesto a disposición de la Fiscalía General del Estado que a la fecha solo se ha limitado a informar que el sujeto de nombre José Fierro Escobar fue sentenciado a 45 años de prisión.

En tanto el expediente sigue intacto y, si se ha movido, es sólo para cambiarlo de una oficina a otra.

Sobre los nombres del o los presuntos autores intelectuales han quedado exonerados de toda culpa.

Como se recordará, luego del cobarde asesinato de García Bejarano, los detectives detectaron en el penal de Atlacholoaya, que se barajaba el móvil de la administración de la Feria de Cuernavaca, y  los nombres de varios interesados en desplazarlo como el ex diputado Jaime Álvarez Cisneros, y del hijastro de la pareja imperial e infernal Rodrigo Gayosso Cepeda, y también de los hermanos Julio y Roberto Yáñez Moreno, todos ellos con rabia contra el empresario que les ganó la jugada.

En ese entonces uno era legislador local y el otro secretario general del Ayuntamiento de Cuernavaca que en ese entonces presidia Cuauhtémoc Blanco, quien fuera, incluso, acusado directamente por entonces gobernador Graco Ramírez de haber urdido y planeado el asesinato del empresario que se encargaría de la organización de la tradicional Feria de Cuernavaca.

En esa ocasión, el entonces mandatario estatal fue enfático al señalar como autor material del crimen al entonces presidente municipal Cuauhtémoc Blanco, quien según Graco Ramírez, pagó a José Fierro Escobar para privar de la vida al «Güero» García Bejarano.

A dos años de su muerte, es un secreto a voces que el futbolista en retiro pago a la cantidad de 150 mil pesos, dinero que fuera desembolsados por el jefe de la oficina de la gubernatura, José Manuel Sanz Rivera, para que el autor material José Fierro Escobar, mencionara ante un juez de control de juicios orales, que el hoy gobernador del estado nada tuvo que ver en el asesinato del joven empresario.

A raíz de esa declaración del asesino confeso, ante propios y extraños que asistieron a la sala de juicios orales donde se desahogaba el caso, surgió una nueva hipótesis sobre el autor intelectual, que sigue sin descubrirse, ni detenerse, el caso esta  inmóvil. Aunque hay varios gallones bajo sospecha.

¿La última pregunta es porque Sanz y Cuau pagaron por cambiar la versión? Usted tiene la mejor opinión amigo lector.

Comments

comments

Dejar respuesta