LA GOTA QUE DERRAMO EL VASO

13268

Columna de Hierro Por Eusebio Gimeno

El motín sangriento ocurrido en el penal Estatal de Atlacholoaya, fue la gota que derramó el vaso, para determinar la permanecía en el cargo, del Secretario de Gobierno estatal, Pablo Ojeda Cárdenas.

El grado de violencia del sangriento motín, derivado de una riña entre miembros de Los Rojos y del CJNG, fue condenado de manera unánime en el ámbito político, económico y social de Morelos, quienes demandaron la inmediata renuncia del Secretario de Gobierno, Pablo Ojeda Cárdenas

Quien ha fallado en todas sus estrategias de gobernabilidad y política:

1.- Fracasó en la pugna interna que desató para dividir al Congreso del Estado, solo hay parálisis legislativa y no se avanza en la solución de los problemas de la entidad.

2.- Falló en la otra batalla política que libra contra sus propios compañeros del gabinete, contra el grupo del jefe de gabinete Manuel Sanz Rivera, en lo que se ha llamado en el mundillo político como la famosa película: Kramer contra Kramer;

3.- Y naufraga también  junto con el almirante Guarneros en esta otra campaña, la seguridad de la población, y el control de las cárceles y penales donde todo, absolutamente es un relajo en el que la ciudadanía no aguanta más.

El panorama diario de Morelos es : Muerte, miedo, pobreza, incertidumbre y desolación, baja de empleos, y carencia de inversiones, cierre de negocios, un panorama de franca ingobernabilidad Inseguridad a todas horas en todos lados.

 El pueblo pide la cabeza del gobernador, pero al menos la del secretario Ojeda.

Hablamos de una masacre histórica del Cereso, por no haber nada similar en el estado de Morelos en donde muriera salvajemente asesinado «El Ray», como se conoce en el bajo mundo delictivo al capo, Raymundo Isidro Castro Salgado, presunto jefe de plaza del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) en el municipio de Cuautla.

Ojeda el referido funcionario, es el número dos en el gobierno, el responsable de la política y de la expresión jurídica del Estado. encabezado por el ex americanista y futbolista, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Ojeda tiene en contra que además es investigado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaria de Hacienda, debido a millonario desfalco al erario del Estado de Veracruz; mediante empresas fechada, durante la gestión del ex gobernador Javier Duarte, preso por diversos delitos, en una prisión federal de la Ciudad de México.

Hoy la gota que derrama el vaso de su incapacidad para controlar, uno de los órganos de gobierno  más sensibles, como es el de La Prevención Social, es decir las cárceles,  Fue la matanza en el Cereso, la violencia desatada por los distintos grupos criminales que se disputan el control del autogobierno, así como el tráfico de alcohol, drogas y todo tipo de estupefacientes que se comercializan en las prisiones y penitenciarias distritales y estatales,  puso en jaque a las autoridades del gobierno local y a todo su gabinete de seguridad comandado por el  abogado veracruzano de origen.

Pablo está clasificado por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Santiago Nieto, como presunto delincuente de «cuello blanco».

La batalla fue un violento enfrentamiento entre reos de dos grupos criminales rivales que se disputan el control del autogobierno al interior del penal estatal de Atlacholoaya, Los Rojos, vs CJNG.

El número de muertos ascendió a once presos de alta peligrosidad, entre ellos, Raymundo Isidro Castro Salgado «El Ray», presunto jefe de plaza del CJNG en Oriente de la entidad, detenido a mediados de año en el vecino estado de Puebla, por elementos de la FGR asignados a la SEIDO.

Ojeda debiera ser removido del cargo porque sobre de èl pesa senda investigación por el delito de desvió de recursos públicos y lavado de dinero iniciada por la UIF de la Secretaria de Hacienda.

Según la indagatoria abierta por la dependencia a cargo de Santiago Nieto, Ojeda, el hijo del influyente político encumbrado durante el poderío de los gobiernos priistas como fue Pedro Ojeda Paullada, (q.e.p.d.)

En su contra se afirma que incurrió en presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita a través de empresas fantasma que supuestamente formó con el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa.

Está misma indagatoria que también realiza La Fiscalía General de la República a cargo de Alejandro Gertz Manero.  En su defensa Ojeda Cárdenas, número dos dentro de la administración del gobernador Cuauhtémoc Blanco, dijo en entrevista que, a pesar de ser de origen veracruzano, no conoce a Javier Duarte.

Entre las empresas que son investigadas, y en las que aparece Pablo Héctor Ojeda Cárdenas como socio o propietario, se encuentran Inmobiliaria Korzen, Contreras y Janeiro, Ojeda y Asali, Análisis y Desarrollos de Proyectos, Marktone, Minas y Servicios Parj, entre otras.

Según las indagaciones de la FGR, la lista la integran 34 personas, dentro de las cuales figura Pablo Héctor Ojeda Cárdenas, hoy secretario de Gobierno de Morelos.

Derivado de ello, se abrió una Carpeta de Investigación (FED/SEIDFVER/ 0000691/2016), y con ello inició la investigación.

Como resultado de las investigaciones se logró identificar la utilización de un esquema empresarial en donde participaron familiares y personas de confianza de Javier Duarte, para la creación de 400 empresas fantasmas con el objetivo de desviar tres mil seiscientos diecisiete millones de pesos. En varias de las empresas, Pablo Héctor Ojeda Cárdenas fungía como integrante del Consejo de Administración, de acuerdo con documentos en poder de este medio.

Sobre los violentos disturbios y riñas dentro de la penitenciaría de Atlacholoaya, el encargado de la política interna del Gobierno estatal, reconoció que todo fue parte de una disputa por parte de grupos rivales del crimen organizado, es decir, Los Rojos contra el CJNG.

En redes sociales, usuarios compartieron imágenes sobre los hechos dentro del penal, en las cuales se aprecia como reos tienen amagados a custodios dentro del penal, sin que autoridades pudieran confirmar la veracidad de la fuente, pero se cree que una treintena de custodios permanecieron retenidos por los presos dentro del penal antes de que arribaran fuerzas de apoyo.

De ese tamaño es la lucha de los carteles y células de grupos criminales que han trasladado la cruenta lucha por el control de la plaza a las cárceles y penitenciarias estatales, con lo que también quedó en franca evidencia la complicidad de autoridades del pasado gobierno de Graco Ramírez y el actual de Cuauhtémoc Blanco Bravo. Como la película holliwodense: Kramer contra Kramer (Y VOY POR MAS)

Comments

comments