Gana escritor Armando Ríos Ruiz la edición 35 de los Juegos Florales de la Plata, en Taxco

136

Su poema versó sobre la vida de William Spratling, precursor de la platería

El personaje de su obra revolucionó la orfebrería taxqueña para llevarla a niveles mundiales

El escritor tecpaneco Armando Ríos Ruiz ganó con su poema Manos de Ángel, la edición 35 de los Juegos Florales de la Plata, en  la edición 80 de la Feria de la Plata de Taxco. La obra es en honor a la vida de William Spratling, precursor de la platería de esa ciudad de Guerrero.

El ganador, quien participó con el seudónimo Pla-tero, contó que a diferencia de ediciones anteriores en las que el tema para escribir ha sido libre, en esta ocasión el tema principal era sobre la vida de William Spratling, un hombre bien preparado y culto, quien revolucionó la orfebrería en Taxco hasta llevarla a niveles mundiales, en tiempos en los que los orfebres de esa ciudad estaban en un estado muy pobre.

Abundó que la obra de Spra-tling fue tan importante que muchos de sus trabajos se exponen en los museos más importantes del mundo y están valuados en miles de dólares.

Dos días fue el tiempo que tardó Ríos Ruiz en hacer el poema y varios días más los dedicó a pulir su trabajo, para el cual, dijo, estudió a fondo la vida del orfebre y la importancia que éste tuvo para cambiar la forma de trabajar la plata en Taxco.

Aquí el Poema…

MANOS DE ÁNGEL

A WILLIAM SPRATLING. A SU GENIO

Por PLATERO (SEUDÓNIMO de ARMANDO RÍOS RUIZ)

Sutiles manos cálidas, hermosas,
forjadas en los hornos del parnaso,
con brillantes destellos del ocaso
con fuego de candelas luminosas.
Dios templó tu perfil en amorosas
aguas limpias de un río que a su paso,
deja el perfume límpido y escaso,
de una caricia en bálsamo de rosas.
Así nació tu estrella fiel y grata,
que alumbró tu destino, complacida
con la luz blanquecina de la plata.
Desde el norte hasta el sur, viajó encendida,
con ansias de moldear, tibia y sensata,
la veta amorfa, torpe y deslucida.

–ooo000ooo—

1
Es tu escultura amor incandescente,
trazo de perfección que se retrata
en las notas de tierna serenata,
en los rayos de luz de tu alma ardiente.
A De la Borda diste humildemente,
con tu verbo gentil, fundido en plata
un cumplido filtrado en tu sonata
que Santa Prisca oculta confidente.
Tus manos prodigiosas, intuitivas
superaron audaces los diseños
que mutaste con auras agresivas.
Formaste un universo de risueños
encantos que esparcieron decisivas
señales que avivaron los ensueños.

–oo000oo–

3
Tu cuerpo se ausentó de los torcidos
callejones taxqueños, adornados
con fulgores de plata, sustraídos
de los veneros lúcidos y amados.
Tu espíritu pervive en conmovidos
espacios que retienen fascinados
la cátedra de anhelos suspendidos
en fecundos conceptos argentados.
Maestro de invaluable geometría,
la ciudad virreinal rinde homenaje
al genio de soberbia orfebrería.
Tu enseñanza quedó en el andamiaje
de un mundo que dispersa algarabía
cada vez que recuerda tu linaje.

–oo000oo–

4
Guerrero entona un canto de victoria
al ángel que llevó su nombre al cielo
en ese dulce y repentino vuelo,
que transformó los lutos en euforia.
Taxco encumbra mil versos a su gloria.
Sinfonías de lealtad a su desvelo.
Y hace grabar adornos en el suelo
del taller que resguarda su memoria.
Invoca con fervor aquella mente
que atraía el fulgor, siempre sensata,
y en arte lo tornaba diligente.
Cándido el verso, cauto, se desata
por anhelar al fin, humildemente
bendiciones al padre de la plata.

–ooo000ooo–

Comments

comments