Falta Diálogo en El Gobierno, Fustiga Matías Nazario a la clase política de Morelos

426

La controversia solicitada ante la Suprema Corte para impedir la reapertura del comercio en Cuernavaca y Cuautla solo profundiza la crisis y perturba la paz social, dijo el ex diputado federal Matías Nazario. Quien alentó a la clase política a formar mesas de diálogo para llegar a acuerdos que encuentren, la solución consensada a la crisis comercial derivada de la pandemia del coronavirus.

La grave situación que vivimos en Morelos, no está para abonar a rencillas personales entre nuestras autoridades. La medida cautelar dictada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, a instancias del Poder Ejecutivo de Morelos, para dejar sin afecto la reactivación económica acordada por los ayuntamientos de Cuautla y Cuernavaca, revela el nivel de descoordinación que existe entre el Gobierno del Estado y los ayuntamientos, para enfrentar la crisis provocada por el coronavirus.

No es posible que una decisión que debió tomarse de común acuerdo, en una mesa de trabajo conjunto entre el gobierno, los ayuntamientos y el sector empresarial, ahora requiera de la intervención de la Corte!. Tal parece que no hay quien conduzca la crisis en Morelos y que todo estuviera a la deriva!

El problema no es menor.

Los comerciantes, agobiados por la falta de ingresos, difícilmente volverán a cerrar, lo que es comprensible y hasta justificable.

Ante esa negativa, los ayuntamientos podrían caer en desacato y hasta ser separados del cargo, generándose, adicionalmente a las crisis económica y de salud, una crisis política.

Señor Gobernador:

Porque no, en lugar de llevar el asunto a la Corte, convoca al diálogo y al acuerdo político?

Es urgente que se instale una mesa de coordinación, con participación del gobierno del estado, de los ayuntamientos, de las cámaras empresariales y representantes del comercio informal, para que sea ahí y no en la Corte, donde se acuerden las medidas para un regreso ordenado, que permita que el comercio y la industria retomen sus actividades, con estrictas medidas sanitarias para no poner en riesgo su salud, la de sus trabajadores y la de sus clientes.

Todavía estamos a tiempo para evitar una tragedia en nuestro Estado que, al final, será responsabilidad de quien no quiso, no supo o no pudo intervenir para evitarla.

Comments

comments