ENORME DESFALCO DE AGÜERO EN JIUTEPEC

193
  • El quebranto es por  500 millones de pesos
  • Cesan a 20 empleados del ayuntamiento Xavier Omaña

Durante una rueda de prensa, efectuada este miércoles, Rafael Reyes dio a conocer que al 31 de diciembre de 2018 la deuda global del Ayuntamiento de Jiutepec ascendió a 597 millones de pesos y no a los 344 millones que reportó, a través de la cuenta pública trimestral, la administración que antecedió.

En su intervención el Presidente Municipal de Jiutepec enfatizó que era necesario hacer del conocimiento general la situación de quiebra por la cual atraviesa el gobierno municipal, ya que, dijo, la prestación de distintos servicios públicos que tiene que dar el Ayuntamiento deben ser planeados en función de la economía disponible.

Rafael Reyes informó que el desorden administrativo que imperó hasta hace unas semanas tuvo un impacto negativo entre la población jiutepequense y los trabajadores, ya que, por una parte, se vivió una crisis sin precedente por la falta de recolección de los residuos sólidos y, por la otra, se le dejó de pagar a los trabajadores casi 43 millones de pesos por concepto de salarios y aguinaldos.

Ante toda esta situación, Rafael Reyes dio a conocer que como parte de sus obligaciones como presidente municipal y con la encomienda de prestar los servicios públicos básicos, en próximos días habrá de licitarse la sustitución de las luminarias existentes en la demarcación, con el requerimiento, a las empresas interesadas en participar, que garanticen la durabilidad de las luminarias por siete años.

En otro tema Rafael Reyes dio a conocer que en la propuesta de la Ley de Ingresos para el ejercicio 2019, que habrá de presentar el jueves 31 de enero ante el Congreso del Estado de Morelos, una de las modificaciones es la que tiene que ver con la contribución que tendrá que hacer el ciudadano en conjunto con el Ayuntamiento para garantizar la recolección de los residuos sólidos en la demarcación.

Rafael Reyes aseguró que esta medida tiene base en la crisis financiera por la cual atraviesa el Ayuntamiento y lo que no se quiere es que, derivado del ejercicio de recursos para la operación de la administración municipal, se deje de cubrir la recolección de basura, como ocurrió hace unos meses y que esto derive nuevamente en una crisis social.

Comments

comments