ASESINAN EN CUERNAVACA A EL ÚLTIMO DE LOS MOICANOS

3907
  • Don Chuy ex agente de la PGR de Reynosa y cercano a Abrego

Por Florentino Zorrilla

Nacido en la frontera de Reynosa, Tamaulipas, Jesús García Rodríguez, se reclutó en la filas de la desaparecida Policía Judicial  Federal eran los tiempos del Gobierno del presidente de México,  Miguel de la Madrid Hurtado.

Como todos los aspirantes a la PJF,  esa época ingresó junto con toda una generación de famosos policías y encumbrados comandantes de su generación en la División Antinarcóticos, como su paisano el fallecido Guillermo Gonzalez Calderoni, al Instituto Nacional de Ciencias Penales, en donde se aplicaba el curso y adiestramiento para todos los aspirantes a esa corporación policiaca.

Ahí conoció también a otros altos mandos y afamados jefes de Policía Federal, como el general Raúl Mendiolea Cerecero, así como el legendario regiomontano Luís Soto Silva y el también nacido en Matamoros, Tamaulipas, Fausto Valverde Salinas, quienes en su momento fungieron como directores de esa corporación.

Como Policía Judicial Federal se forjó junto con Guillermo Salazar Ramos, Moisés García Figueroa, Cristián Peralta Pérez, Luís Rodríguez Caballero «El Pirulí» y Luís Silva Caballero «El Chico Changote», por mencionar algunos de su compañeros con los que hizo carrera policiaca. Eran los tiempos de los legendarios Margarito Méndez Rico y el comandante Sánchez Naves

En ese entonces pasó a la Interpol bajo el mando de otro grande,  comandante  Florentino Ventura «El Tigre» y Salvador Peralta Pérez, quienes se encargaron de pulir la carrera de Jesús García Ramírez.

En las filas de la Judicial Federal también conoció a los temibles  comandantes Francisco Sánchez Naves el famoso pelón «Koyak»,  y al Eliot Ness mexicano, Guillermo González Calderoni, a quien se le adjudica la captura del famoso Capo de Tuti Capi, Félix Gallardo y la detención de los líderes del llamado Cartel de Guadalajara, Ernesto Fonseca Carrillo y Rafael Caro Quinteto.

En los tiempos en los que Sergio García Ramírez, fungió como Procurador General de la República, Jesús García Rodríguez se encumbró como comandante de la PJF  de la División Narcóticos en donde participó en la llamada operación «Cóndor» emprendida contra todos los grupos delictuvos más poderoso del país.

También participó en el operativo de la «manzana» que la Policía Judicial Federal realizó en los ranchos famoso  » El Búfalo», y El Chilicote, en Chihuahua, en donde por primera vez se realizó el aseguramiento  de ocho mil toneladas de marihuana y la propiedad se adjudicaba a Rafael Caro Quintero.

Todo lo anterior, es parte del currículum  del  ex agente federal de aquella camada que se denominó, la Hermandad,  que fuera uno de los  últimos  de Mohicanos, sobreviven algunos ex comandantes, como el temible Gabriel Andrino y gente de los hermanos Carrola, que lamentan su deceso y abren sus contactos para llegar hasta los victimarios de su compañero Chuy.

El historial policiaco de Jesús Gracia Rodríguez también debe ser una línea de investigación. Una narco manta sabatina dirigida a Manuel Sanz y a Cuauhtémoc señala que Don Chuy no era una blanca paloma, ya que los comandantes nunca dejan de tener enemigos, quizá por eso siempre andaba armado.

El día de su muerte herido como estaba, o, ya muerto, lo desvalijaron de una mariconera donde llevaba su pistola y su celular, en el que tenía muchos datos sobre la investigación que realizaba por el asesinato de su hijo, números de muchos contactos, amigos, socios, y personas de todos los perfiles. Esa información desapareció en el Zócalo. Quizá este en poder de sus victimarios, la fiscalía presume que eran un grupo coordinado, en el que por lo menos había otro personaje en el lugar de los hechos.

Tras renunciar a la PGR, Jesús García vino a Cuernavaca, montó una empresa de materiales de construcción, incluso surtió algunas cosas, para las obras del Paso Express.

Su desgracia inició cuando mataron a su hijo el empresario gallero Juan García,   otro joven que también murió  asesinado durante un cabalgata en Plan de Ayala, al inicio de la Feria de la Primavera, hace dos años, cuando gobernaba Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco.

 Hay despachos de prensa que señalan a Don Chuy, como alguien que tenía fuertes disputas con el gobierno estatal  de Blanco Bravo, y que exigía la renuncia de la secretaria de desarrollo económico del Gobierno Estatal, así lo declaró el día de su muerte ante la televisión, junto con el árbitro Alcalá, minutos antes de ser acribillado la mañana trágica del   miércoles 8 de mayo, en pleno Zócalo de Cuernavaca y frente a las narices de autoridades del Gobierno del Estado de Morelos que comanda ahora el futbolista en retiro, y golfista en activo Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Comments

comments

Dejar respuesta