Arriba Los de Abajo Llega un Nuevo Proyecto de País

66

Por Eusebio Gimeno González

Si algo significa la llegada de un nuevo presiente de México, es su proyecto popular de darle vigor, fuerza y respaldo a los más pobres del país, a los ancianos, a los marginados, a los indígenas y hasta a los vagos de los barrios, que según palabras de Andrés, ellos no tienen la culpa de la situación de miseria en que nos dejaron la República.

Nunca vi tal entrega espontanea de la gente volcada en las callas en aclamación al nuevo Tlatoani. Quizá el que más se le acerca es el mexiquense Adolfo López Mateos, a quien vi de cerca. En la escuela primaria, haciendo valla en el Aeropuerto Benito Juárez a la llegada del presidente JHON F. Kennedy allá por 1959.

Tengo 43 años de ejercicio periodístico desde 1974 y desde niño he visto la toma de posesión de los presidentes de la República desde López Mateos, pasando por Díaz Ordaz, Echeverría, López Portillo, De la Madrid, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón ,Peña Nieto y López Obrador.

Tres López, por cierto. A los López habrá que seguirlos de cerca, ha habido cuatro López en la Presidencia de la República, contando a Antonio Saturnino López de Santa Ana.

A este último López Obrador, lo conocí en Villahermosa, gracias a Guillermo Hübner, propietario del Periódico Clarín, quien me contrató telefónicamente para director de su bendita publicación cuando yo vivía en Cd Juárez, Chihuahua, y era director de la Gaceta universitaria de la UACJ.

A mi llegada percibí que el gobernador Neme Castillo, lo tenía vetado en los medios tabasqueños. No salía ni su nombre, ni una foto, ni una mención.
Pensando en subir el rafting de Clarín, lo entrevistarnos varias veces y le dí la Portada de ocho columnas. “TABASCO AMÉN”, decía el titular. Ahí nos conocimos me invitó a tomar un capuchino en el Café Madam, en el Hotel Don Carlos de Carlos Cabal Peniche, no hicimos amigos, según Yo; según él, ya ni se ha de acordar de mí.

Gracias a esa audacia de darle la noticia principal nos cancelaron la publicidad oficial, pero Clarín siguió imprimiéndose en la Ciudad de México nos lo enviaban en el ADO, yo traía veinte mil dólares porque había vendido mi casa en la frontera. Luego Memo Hübner se recuperó políticamente, y me pagó hasta el último centavo.

En aquel tiempo escuché muchas historias de López Obrador, allá en el Bar Shalimar, y en Las Palapas de Saloya, lo mismo en el Rumayor, y en El Paso del Macuilis; Allí me contaron muchas historias periodistas como ese gigante de la pluma q.e.p.d. Isidoro Pedrero Totosaus, Pepe Zurita, Calcáneo, Gustavo Falcón, Pancho Gómez, Frías Cerino, Samuel Cantón, Barallobre Nadal, y otros que me detallaron desde cómo habían arropado políticamente a López Obrador, el gobernador Enrique González Pedrero; hasta como Andrés le había caído bien a la esposa de éste, la escritora cubana y poetisa, Julieta Campos. De ahí lo recomendaron con el poeta Carlos Pellicer Cámara, y el joven AMLO dirigió la campaña para senador de la República del tenosiquense, que ganó de calle, bajo la batuta de López Obrador: “Agua de Tabasco vengo, Agua de Tabasco Voy y es por eso que estoy orgulloso de dónde vengo”, cantaba el Vate, que apadrinó a Andrés.

Ignacio Ovalle Fernández director del Instituto Nacional Indigenista lo nombró delegado de esa dependencia, también fue presidente del Comité Directivo Estatal del PRI en Tabasco, y era maestro e Ciencias Políticas en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco ahí a la orilla de la Laguna de las Ilusiones, allí se enamoró de una alumna Rocío Beltrán, hermana de secretario de Desarrollo, del gabinete del gobernador González Pedrero, José Eduardo, “Chelalo” Beltrán, y se casó con ella, Roció murió de Lupus eritematoso, hace algunos años. AMLO se volvió a casar esta vez con Beatriz Gutiérrez Müller, escritora germano-mexicana con la que tiene un hijo.

Dicen allá que Andrés Manuel cambió la historia de México por la cerrazón de Salvador “Chavo”, Neme Castillo, ex secretario general de Gobierno de González Pedrero, muy popular entre la tropa de los chocos, quien salió ungido con la candidatura, al que AMLO le entregó un Proyecto de Plan General de Gobierno, con la petición adjunta de ocupar la secretaría general del Gabinete de Neme en caso que llegase a ganar la gubernatura, (no había oposición en Tabasco, el PAN estaba desdibujado y las otras organizaciones eran faramalla).

Neme se negó, Andrés no era del equipo, y menos de los negocios, el de Macuspana se engalló como es su naturaleza, y le dio a entender que de no darle la secretaría de gobierno, podría no alcabnzar la gubernatura. Neme lo mandó con cajas destempladas, y Andrés anunció que se lanzaría como candidato independiente.

Entonces presentaron al inquieto Andrés con el candidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, que había desafiado al sistema; el que hizo el acercamiento fue un artista del pincel, un muralista, de izquierda que creó los frescor que están desde hace muchos años en el departamento del Distrito Federal, él pintor era conocido con el apodo de “ Montuy,” y así forma sus murales oriundo de Comalcalco, miembro del Preterido Comunista discípulo del inmortal maestro José Clemente Orozco.

A Montuy lo conocí en persona, pues hizo el mural del Congreso de Villahermosa. Él me contó por 1992 que “”Ese pillo de Graco Ramírez se puso el sombrero de presumir, que el presentó al Peje con Cuauhtémoc Cárdenas, pero es falso, el presentador fue Montuy.

Pues bien, Andrés se lanzó como independiente a la gubernatura de Tabasco y desde ese día confrontó al Sistema, cimbró todos los medios nacionales y locales, por su original manera de hacer política sin recursos, con imaginación y llegándole al corazón de la gente.

Aprovechó su experiencia y su trabajo infatigable con los indígenas chontales al frente del INI, y comenzó su campaña en las poblaciones aledañas a los pantanos en Huimanguillo, en Centla, en Comalcalco, y sobre todo en las zonas ribereñas de los Ríos Samaria, Tulijá, y Usumacinta, como Nacajuca y Jonuta, llegó a donde antes no habían llegado a las poblaciones como Plátano y cacao. Parrilla, Espejo, y muchas más.

Se valió de un indio chontal, Auldárico Hernández Jerónimo, (que luego ganaría como senador e la República) quien traducía los discursos incendiarios de López Obrador al idioma maya- chontal, a la lengua de la gente de Tabasco, de aquellos marginados que nadie tomaba en cuenta.

Su éxito fue arrollador, la campaña prendió y el sistema tuvo que encender las alarmas. Fue la primera vez que ganó y la primera que le hicieron fraude electoral.

Con eso enardecieron más a la fiera herida, a partir de ahí encabezó muchos movimientos campesinos e indígenas, tomaron las instalaciones petroleras, bloquearon carretera, hicieron marchas y una de ellas le costó la renuncia a Neme Castillo ( La Ley del Karma ejecutó a su victimario).

Porque fue la condición que el activista AMLO le puso a Manuel Camacho Solís, negociador de Carlos Salinas, para impedir la llegada de la marcha al Distrito Federal, que en ese momento tenía una cumbre de presidentes de Centro América para lograr la Paz en El Salvador y Nicaragua.

No podría ser México garante de imparcialidad y democracia con una imagen de autoritarismo con una protesta de grandes dimensiones miles de tabasqueños marchando por las carreteras llegando al DF.

Salinas fue convencido por Camacho Solís, ante la urgencia, y Neme renunció al gobierno de Tabasco, AMLO suspendió la marcha y fue su primera victoria sobre el sistema, así jugaba Andrés Manuel, que luego se convertiría en el primer dirigente del PRD en su entidad, para luego ocupar la dirigencia nacional del Sol Azteca y volver a jugar la gubernatura contra Roberto Madrazo, y se la volvieron a Robar, de ahí se fue México y fue candidato al Gobierno del DF, obtuvo de calle la victoria para la jefatura del Distrito Federal, posición que la izquierda no ha perdido desde entonces.

Más tarde como aspirante presidencial Jugó contra Calderón y se la robaron descaradamente, contra Peña igual por un mínimo de votos.

Esta tercera participación apoyado en MORENA arrolló con treinta millones de votos, votación inédita en la Historia de México, este país cambió de Régimen político. Para bien o para mal.

La intención y los beneficiarios de las políticas oficiales serán otros, habrá un enorme presupuesto para las clases débiles, y se acabarán muchos abusos, y privilegios, para los funcionarios, y para los empresarios draconianos que amafiados con los presidentes y secretarios, robaron cientos de miles de millones de dólares, y dejaron al país en quiebra, como está hoy.

Para qué, les repito lacónica de su toma de posesión, ya todo está en la TV y en las redes, Mejor les cuento estas anécdotas que muchos no conocen, ya para qué decimos lo que las focas del gobierno repiten.

Para qué escuchamos a los agoreros del desastre, que dicen : “Con AMLO nos lleva la chingada”.

La chingada ya se llevó a este país con un siglo de saqueos entre el Gobierno facilitador del robo al pueblo por los titanes de la empresa.

El objetivo ahora es, Cómo rescatar a una víctima de secuestro que está casi moribunda. Esas víctimas son 70 millones de pobres., de entre una población de 115 millones de habitantes. Los oros 40 sobrevivimos más o menos, Solo mil familias detentan el 95% del Producto Interno Bruto.

Por eso ahora llega un gobierno que pondrá Arriba a los de Abajo. Asi sea. Por el bien y la paz. (Y VOY POR MAS)

Comments

comments