Andrés Otorga… Quedó El Lobito

1386

Se conjuró la amenaza de Motín

Por Eusebio Gimeno González

La madrugada del primero del año Antonio Villalobos Adán tomó protesta como presidente municipal constitucional de la capital de Morelos. Es claro que Andrés Manuel le dio todo su apoyo, O, al menos guardó silencio, y el que calla otorga.

Por algo la dirigente nacional de Morena, Yeidkol Polevnsky habló a nombre de presidente de la República, y por algo también acudieron al acto callejero, senadores, diputados, federales y diputados locales, además de la dirigencia del partido en masa para acuerpar a alcalde Villalobos, ante el temor de un golpe de estado, que estaba planeado en las oficinas del Palacio de Gobierno.

Al día siguiente del evento y con el apoyo de diez regidores de Cuernavaca, El alcalde Autodenominado Lobito, logró destrabar el conflicto político que un día antes dividió los poderes del Ayuntamiento, al sesionar en dos en dos escenarios diferentes. En los cuales habrían acudido por un lado la síndica del Ayuntamiento, Marisol Becerra De la Fuente, en Papagayo; y por el otro Antonio Villalobos en un templete en la avenida Morelos.

Eso fue el día 30 Pero el último del Año, diez regidores fieles al Lobito, más los tres disidentes: Marisol, Romualdo y Mojica , sacaron humo blanco y recibieron el año 2019, con un nuevo cabildo y con los nombramientos de los funcionarios que se harán cargo de la administración 2019-2021.

Esto ocurrió mientras que en el resto de la Ciudad y el mundo se celebraba con fiestas la feliz llegada de un nuevo año, pero en El Ex Hotel Papagayo el cuerpo edilicio de Cuernavaca, la bellísima capital de Morelos, y en una sesión que duró hasta las cuatro de la mañana, tras agrias discusiones y señalamientos, sobre todo del regidor opositor Romualdo Salgado, los tres disidentes se allanaron y rindieron protesta ante su adversario el alcalde constitucional Antonio Villalobos Adán, y todos contento, en apariencia.

De esta forma se conjuró la amenaza de golpe de estado que supuestamente habrían fraguado en su contra El Jefe del gabinete de Gobierno Manuel Sanz y Rivera y el propio Gobernador del Estado, Cuauhtémoc Blanco Bravo.

Sin duda la guerra subterránea sigue, hay denuncias penales en la PGR contra Villalobos, y en palacio los ánimos están caldeados, no les Salió la maniobra de desplazar a Villalobos, a quien querían sacar de la jugada, bajo el pretexto de que es un símbolo del ex gobernador Greco Ramírez. Lo cual nunca han demostrado.

En el fondo de esta lucha siguen varios temores latentes, Uno que el principal perdedor de este fino trabajo de operación política, fue directamente el secretario de finanzas del Gobierno del Estado, y ex tesorero del Ayuntamiento Alejandro Villarreal Gasca.

Sobre Alex que fuera tesorero en el pasado trienio, pesan las sospechas de un gran desfalco y desvío de fondos en el sistema de agua potable, y otros rubros del Municipio, en tiempos de Cuauhtémoc Blanco y Manuel Sanz, dicen a sotto vocce, los que llegaron, El peculado podrían involucrar a estos dos últimos, y meterlos en un tema complicado que puede redundar en juicio político, ciertas y bien documentadas las acusaciones, que piensan mostrar como evidencias, en su momento, para seguirlas seguirle un procedimiento de acusación penal.

En eso el gran operador financiero es Alejandro Villareal Gasca, el principal perdedor de la contienda por Cuernavaca.

Comentan los recién llegados que Allí radicaba el miedo de Sanz y su angustia desesperada de impedir la llegada del presidente Villalobos a Cuerna, (Porque Cuauh ni suda ni se abochorna, vive en la Luna).

Al grado que intentaron desatar una estrategia de operación política llevando como punta de lanza a Marisol Becerra, que hasta presentó una denuncia por falsificación de documentos contra Villalobos en la Fiscalía Especial para Delitos Electorales, cuyo veredicto aún no se conoce.

La pugna sigue, pero por lo pronto Sanz y Blanco están reprobados como operadores políticos, en este intento fueron arrasados, por su falta de colmillo, ahora el riesgo es que Cuernavaca se convierta en bastión de su enemigo.

Comments

comments