AMLO TAPETE DE LOZOYA

411

¿Qué hay detrás de la Verdad?

Por Eusebio Gimeno/Kronos Magazine

Salvo que haya una explicación Detrás de la Noticia como dice Ricardo Rocha, algo que justifique este quiebre de virtud del presidente de la República, no sabemos que esperan obtener de Emilio Lozoya para tratarlo como héroe nacional, como astronauta que regresa del Espacio.
Que les ofrecieron a los de la 4T, qué le saben Carlos Salinas de Gortari jefe de la Mafia del Poder y su grupo, a Andrés Manuel y su familia; ¿qué secretos ocultos tendrá Amlo, que amenazan salir a la luz?
¿Cuántos muertos debajo del closet? saber eso, nos haría comprender la claudicación de un caudillo que se desmorona ante el asombro mundial.

Es inaudito, el trato dado al saqueador y corrupto ex director de PEMEX, como si fuera un diplomático ilustre, potentado de alguna casa real, o un pontífice eclesiástico, solo faltó que le quemaran incienso y recitaran jaculatorias y alzaran estandartes con el logo del PRI. Extravagante se vio la 4T al permitir ese trato preferencial e ilegal que violó el derecho procesal penal, al actuar AMLO como el arcángel Miguel en la protección del detenido.
Y no como debiera ser apegado a las normas. Y manejarlo, trasladarlo y encarcelarlo como a un reo. No importan las promesas que Lozoya haya hecho, no ha entregado nada ni ha hablado de nadie, para no dar nada a cambio le han dado mucho, y eso es ilegal e inmoral, la gente trina de coraje.
La ley es una regla de conducta de observancia general y obligatoria, ¿porque a este Sí?, a “El Marro”, NO.
Porque la parcialidad, el favoritismo, la canonjía, la gracia que según Benito Juárez se reservaba “para los amigos, porque para los enemigos tenía nada más la pura Ley”.
A Lozoya le dan trato de amigo, ¿acaso sobornó a Andrés, al fiscal, les llegaron al precio?.
Nosotros sabemos que no, pero la mayor parte de la masa piensa que sí, y ahí pierde Andrés terreno en lo político, y puntos en la aceptación general. ¿Qué necesidad? ¿Acaso no lo ve?

El hecho de inclinar la balanza de la justicia para beneficiar a Lozoya de manera descarada, y no con el rigor y dureza, como a todos los demás reos sujetos a una indagatoria penal.
Porqué la mano tan suave para este señoritingo, un junior prepotente, abusivo y arrogante de Chihuahua, un cachorro de la revolución priista, vampiro que mamó la sangre de la ubre financiera del erario público, y medró con descaro y complicidad mafiosa con el del patrimonio nacional en su provecho y en el de otros, me refiero a Emilio Lozoya Austin, quien fuera detenido como un malhechor por la interpol en España, encarcelado y entregado con esposas en las muñecas a la autoridad fiscal mexicana, que lo subió a un avión del gobierno azteca y ahí la 4T, lo benefició, lo victimizó, lo convirtió en Transformer, y al descender de la máquina alada en el aeropuerto Benito Juárez, Emilio fue tratado con algodones, como una víctima de guerra, como sobreviviente de un campo de concentración.

Lo mantuvieron nuestros gobernantes lejos de los reflectores de los medios, en una estrategia de comunicación violatoria del derecho a la información de la sociedad mexicana, (para que el señorito no salga esposado en la tele, cuestión de imagen), es un pillo, pero fino elegante él, Apapachado por los rudos guardianes de la Fiscalía, los perros de la guerra de SEDENA, lo escoltan no como al apátrida que es, y que saqueó los dineros de la empobrecida Patria, sino que lo resguardan como a un magnate; y en una jugada de engaño más propia de Tom Brady de los Patriotas que de la Fiscalía de la República, forman un falso convoy y escapan en otro rumbo a un Hospital de lujo, como dicen en el barrio “se fue sin tocar baranda”, sin pisar la cárcel del Reclusorio. Diagnosticado por médicos connacionales como enfermo del esófago y debilidad. (¿ tal vez tendría ulceras esofágicas que se reventaron y sangraba por el ano?, ¿y por esa hemorragia padeció anemia y debilidad? Pudiera ser, pero por qué no lo dijeron, cuál es la causa de tanto sigilo, ni que fuera un enfermo de sida. Si es así, entonces está enfermo del hígado y tiene hipertensión en la arteria portal, bueno eso dice un gastroenterólogo amigo nuestro. Pero entramos en el terreno especulativo a falta de información. A lo mejor estaba contagiado de Coronavirus, no se sabe, todo esconden los del gobierno.

Sin embargo en el tema del diagnóstico de Lozoya, por segunda vez la fiscalía niega información que debe ser del dominio público, ya que está bajo el ámbito del derecho penal, que es un derecho público. Y lo que es derecho público debe ser sabido por todo el pueblo, ¿Por qué lo ocultan? ¿Por qué mienten?
En los hechos Andrés solapa que el gobierno federal viole el derecho a la información.
La Pregunta es ¿Por qué?
Extraño diagnóstico, contrasta con el de los médicos españoles, que certificaron que estaba vivito y coleando, sin daño alguno, pero en el avión el chico LOZOYA se enfermó gravemente, ( quizá repartió algunas maletas llenas de dinero como hizo con los diputados, eso explicaría todo) lo cierto que para pasmo general fue llevado directamente a un hospital de cinco estrellas en vez de una sucia y pestilente mazmorra, como le tocó a “El Marro” apenas el domingo.
El uso dos raseros distintos para medir dejan mal parado al Presidente de la 4T. ¿Por qué tanto favoritismo? ¿Acaso no violan la ley al no cumplir con los mandatos del código procesal penal? ¿A poco NO cometió el delito de omisión la fiscalía ?

Por omitir el debido protocolo en el ejercicio de la acción penal contra el inculpado. Porque al ex director de PEMEX tan fino trato como en la corte de Versalles, en vez de una bartolina con olor a meados, el sanitizado y perfumado hospital de Luxe, ¿Porque no el Centro México Nacional?, ¿El López Mateos o, el Hospital Central Militar? Quien dio la orden? ¿El beneplácito, el visto bueno? ¿A cambio de qué?
Lo que se sabe hasta ahora es que Lozoya Austin dispuso. A su antojo de dineros públicos y privados para corromper, y para adquirir mansiones elegantes en provecho de él mismo, y de sus familiares, y, a ese no lo tocan ni con el pétalo de una flor.

Distinta medida en el trato para el sicario José Antonio Yépez Ortiz, alias “El Marro”, para ese pobre diablo todo el peso del aparato policiaco- militar, helicópteros y despliegue impresionante de fuerza. Mil efectivos en su detención en Juventino Rosas Guanajuato.
Ni duda cabe, que hay dos Méxicos en el escenario. Y lo decimos con honestidad de rigor, a pesar que tanto admiramos a Andrés Manuel.
El México de la opulencia asfixiante. Que manda, domina. Rifa y controla; y el México de la plebe que tiene que matar y derramar sangre para salir del peladaje. Ganar millones es el objetivo de los codiciosos, pero hay estilos, a los que son de la alta aunque sean bandidos, si son adinerados hijos de familias opulentas les está proscrito el maltrato, la tortura, el Tehuacán, y los toques en los güevos y hasta la celda obligatoria.
Aún en la justicia mexicana el rasero es distinto, el mejor trato para los déspotas, el peor para el pueblo de a pie.

Y a usted amigo lector ¿alguna vez lo han detenido por algún delito o falta administrativa, y luego llevado escoltado con suavidad y caravanas a un hospital de lujo con un brazalete electrónico en vez de encarcelarlo por algún delito de pena corporal?
Me parece que NO, ni yendo herido pasa usted de La Cruz Roja o del Seguro Social. Qué pena Andrés que te entregues como hetaira en brazos de nuestros enemigos de clase, qué pena que vayas perdiendo
Que no te des cuenta que está patria clama justicia porque ha sido profanada por los amátridas, que no tuvieron madre para chingarnos, y por los apátridas de siempre, que tanto críticas para que sigan impunes protegidos por ti. Qué pena que te abandone el valor, que te acobardes ante las presiones el Fondo Monetario Internacional y te dobleguen los neoliberales que tanto dices combatir.
De verdad que pena Andrés que pena…. Y VOY POR MÁS

Comments

comments